Filosofía de la Educación. Pantillón, resumen















































































Pantillón: Las tareas de una filosofía de la educación

  1. La filosofía debe establecer un diálogo con la educación actual. Para que este diálogo sea realmente establecido, la filosofía debe formarse e informarse, estudiando el mundo de la educación y poniendo toda la atención que exigen sus múltiples manifestaciones.

  2. Sería ingenuo exigir al filósofo que se abstrajera a sí mismo en este diálogo, que abstrajera las cuestiones y los presupuestos con los cuales trabajan y que orientan sus estudios. NO pueden ser eliminados del diṕalogo con la educación. La escucha atenta que quiere dejarse instruir por el objeto y que simpatiza con el, no excluye la subjetividad del estudioso. Se exige al filósofo que él explicite y elabore y profundice sus presupuestos e interrogaciones, intereses, aceptando rectificarlos en contacto con lo real y a la luz del diálogo. El filósofo debe estar listo para cuestionarse a sí mismo y trillar el camino del debate. La especificidad del diálogo de la filosofía con la educación reside precisamente en esta participación consciente y en esta calidad de pacto existencial.

  3. Dialogar con la educación también significa, debatir con ella. Del cuestionamiento filosófico se espera que sea radical, vitar y total. Tiene por objeto la raíz, los fundamentos, se trata de resctar la esencia de la educación además de cuestionar su sentido, su valor, sus condiciones y posibilidades y sus límites. 

  4. El debate con la educación podrá asumir diversas formas particulares, que dependen de las circunstancias y de los aspectos del acto pedagógico. Trátese del cuestionamiento sobre las finalidad de la educación, de la actualización y el examen crítico de la compresionar el hombre y de la sociedad subyacente a los sistemas educacionales, a las concepciones corrientes  doctrinas pedagógicas, el estudio de los límites y posibilidades del valor de las contribuciones aportadas por las ciencias de la educación.

  5. Siempre y cuando sean puestos al servicio de la problemática educacional, se articulen con ella, la aclaren , enriquezcan y renueven. Luchemos por abolir las fronteras, establecer puntos de contacto, favoreciendo el cambio recíproco.

  6. El punto fundamental es, iniciar un debate crítico con la educación, pero también investigar la cuestión educativa. Se trata de una aventura para ser vivida, inventada. Se trata para cada uno de nosotros de nuestro propio progreso, de nuestra propia educación.  Podremos alcanzar un entendimiento cada vez más profundo, más completo y más activo de lo que somos; a través de un conocimiento más exacto y de la conciencia más aguda de la vida, de sus leyes, posibilidades y riquezas.


De acuerdo con Pantillon ¿es posible que un filósofo deje de poner sus expectativas subjetivas en el debate sobre la educación? ¿por qué?


Relacione algunos de los puntos que podrán ser objeto de examen y debate con respecto a la educación.

 




Otros horarios: 222710C1C2C3C5109 - Todos los Omnibus
Comments