Derecho Laboral. Contrato de trabajo. Elementos típicos y atípicos del contrato de trabajo
















































































Definición

Elementos típicos

Elementos atípicos y tipos.

Características

El contrato típico

“El contrato de trabajo es aquel por el cual una persona se obliga a prestar una actividad en provecho y bajo la dirección de otra y ésta a retribuírla” Plá Rodríguez P.7


En los últimos años parte de la doctrina prefiere hablar de “relación de trabajo” en lugar de contrato de trabajo; ya que en el derecho laboral se hace referencia a una relación de hecho, que puede ser posterior o indiferente del contrato de trabajo; debido al principio de supremacía de la realidad. 


Planiol propone la denominación “arrendamiento de trabajo” y subdistingue: arrendamiento --cuando la remuneración es proporcional al tiempo-, empresa -sí es fijado a forfait-, aporte social -sí se retribuye una parte de los beneficios- o prestaciones en especie.


Charles Gide  afirma que debería denominarse “contrato de salariado” ya que los contratos no se designan por su objeto sino por los estados de derecho que crea.


También se ha propuesto la denominación “contrato de prestación de servicios” o “contrato de empleo”

Ítems que necesariamente debe contener la relación jurídica para que pueda denominarse “contrato de trabajo”.

* Actividad personal: debe comprometerse una actividad humana. Debe ser estrictamente personal, por lo que no puede ser sustituído por otro -es intuito personae para el sujeto activo-. No puede ser llevado a cabo por una persona jurídica; es decir que el sujeto activo debe ser una persona física; y por ello también, ciertas obligaciones contractuales alcanzan a la persona del trabajador: deber de disciplina, de lealtad y buena fe, etc.

* Subordinación: significa trabajar de acuerdo a las órdenes que se reciben, y además el trabajador se ajusta a ella libremente. 

4 tipos:

- Técnica: hoy en día no siempre aplica debido a la diversificación laboral y el adelanto tecnológico; el empleador no siempre está más capacitado que el trabajador.

- Jurídica: existe cuando uno de los contratantes está facultado para dirigir la actividad del otro, derivada del riesgo económico asumido por el empleador. No requiere ser concretado, ni debe ser ejercido personalmente por el empleador, así como sus formas de manifestarse pueden ser múltiples.

- Económica: el trabajador debe tener en su trabajo la fuente único o principal de subsistencia; y aquel que remunera debe absorber integral y regularmente la actividad del trabajador. Estos aspectos son relativos.

- Social: es la condición social del trabajador la que debe servir de criterio para la aplicación de las leyes sociales.

* Onerosidad: supone que el trabajador se desprende del fruto de su trabajo a cambio de un beneficio que es el salario; normalmente es en dinero, aunque una parte puede ser pagada en especie o con servicios en forma subsidiaria.

* Durabilidad: se refiere a la voluntad del empleado y del empleador de vincularse en forma indeterminada o durable. Se excluyen las prestaciones ocasionales; deben ser sucesivas, prolongadas durante cierto tiempo. NO equivale a perpetuidad, de hecho el C.C. prohíbe en el art. 1836 la contratación de por vida. No debe confundirse con “continuidad” ya que la actividad laboral no siempre es ininterrumpida. Interesa la intención y refiere a la naturaleza del vínculo.


Otros autores proponen otras notas que Plá no considera apropiadas: ajenidad -por cuenta ajena-, profesionalidad -ejercicio habitual de una actividad determinada-, exclusividad -imposibilidad de contratar los servicios con más de un empleador simultáneamente-, colaboración -derivada de la confianza-

El contrato de trabajo atípico es aquel que no reúne las características propias del contrato típico, expuestos en la columna anterior.


Tipos:

La principal diferencia es en cuanto a la temporalidad: en el contrato típico la regla es la indefinición del tiempo del contrato; en el contrato atípico los contratos se realizan por tiempo definido. Responde principalmente a trabajos ocasionales debido a la naturaleza de ciertas actividades. Según Plá Rodríguez “son aquellos cuya duración se establece en el momento de celebrarse el contrato”. Se diferencia de los contratos típicos, principalmente por los efectos: cuando finaliza el tiempo estipulado, el empleador puede rescindir el contrato sin que dé lugar a la indemnización por despido. 

Son:

- Contrato a prueba: plazo máximo establecido de 90 días. Cualquiera de las partes en forma unilateral, puede extinguir la relación en cualquier momento. Deben estipularse por escrito -requisito de prueba-. Sólo puede estipularse una única vez y al comienzo de la relación laboral. Concluído el período sin despido expreso, automáticamente se convierte en un contrato por tiempo indefinido.

- De zafra: su duración se vincula a los ciclos de la naturaleza. Afirma Plá Rodríguez que “son aquellos trabajos que solo duran cierta parte del año y que se repiten periódicamente todos los años en la misma época.” Requiere existencia de un contrato escrito.

- De suplencia: es el vínculo que se establece entre el trabajador y un empleador, durante la ausencia del trabajador titular o efectivo. Se funda en la transitoriedad de la trea. Requiere precisión temporal y el carácter de suplencia, de lo contrario se presume permanente. Si no se redacta por escrito el empleador puede  probarlo acreditando: notoriedad de la ausencia del trabajador permanente, causas de ausencia, desempeño de tareas análogas, y ocupación del mismo lugar de trabajo. 

- De aprendizaje y pasantías: dirigido a jóvenes de hasta 29 años de edad con cierta formación previa que busca adquirir experiencia en el área que desea trabajar. No puede ser inferior a tres meses ni superior a doce. Plá afirma que muchas veces adquiere el carácter de ser intuito personae para el empleador - enseñante.

- Becas de trabajo: dirigidas a jóvenes de entre 15 y 24 años provenientes de sectores de escasos recursos. No puede exceder los 9 meses. 


Se dan también otros tipos de atipicidad:

- Tercerización: proceso por el cual una empresa transfiere a otra tercera, parte de su actividad. Se integra por dos aspectos: es un proceso dinámico -en cuanto a las actividades tercerizadas- e inestable -en cuanto a su duración y la cantidad de bienes y servicios demandados- solo se pueden tercerizar aquellas actividades secundarias o accesorias que no constituyen el rubro principal de la empresa. ; y la existencia de una tercera empresa a la que se transfiera una actividad -es condición esencial que la empresa a la que se transfiera dicha actividad sea independiente-. Ambas empresas son solidariamente responsables.

- Trabajo informal: depende de las condiciones del mercado, no posee ningún beneficio laboral ni protección social. No existe subordinación. Está parcialmente reglamentado.

- Trabajo rural: presenta diversas particularidades -ecológicas, productivas, educativas, sociológicas y económicas- por lo que requiere mayor protección.

- Trabajo doméstico: servicios prestados en un hogar particular ajena; las tareas deben referir a funciones inherentes a la vida interna de la institución familiar; y el empleador no debe obtener un lucro económico directo, por la actividad del trabajador. También requiere una legislación especial debido a su peculiaridad.

- Trabajo marítimo: refiere al trabajo que se presta en el espacio acuático, tanto dentro de las embarcaciones como cuando estas se encuentran en el puerto. Queda excluido el trabajo accidental que se cumple mientras el buque está detenido; tampoco rige en la navegación afectada a la defensa nacional. Circunstancias que justifican una regulación especial: engendra cierto riesgo; plantación de una disciplina más rígida que se acentúa en casos de emergencia; el capitán reúne además las prerrogativas de un representante del poder público; restricción de su libertad; aleja al trabajador de su residencia habitual; falta de controles estatales durante el viaje. También presenta condiciones especiales de admisión. De todo esto se derivan obligaciones y derechos especiales. El autor distingue dentro de ésta categoría:

* Trabajo pesquero: requiere atención particular debido a: mayor rudeza de la labor, el distinto tamaño de las embarcaciones, mayor contacto con la actividad industrial, trabajo estacional de la actividad, usos y costumbres propios que conducen a ciertas prácticas, y un sistema de remuneración preferente: la retribución a la parte

* Trabajo portuario: fluctuabilidad de la actividad, interés público de la labor para la vida económica de la sociedad; regulación que tiende a la internacionalización.

- Trabajo a domicilio: dos características fundamentales: total independencia de cualquier empresa que deriva en la falta de vigilancia directa por parte del empleador; que la obra ejecutada sea destinada al empleador. Existe cierta autonomía.

En la actualidad se ha expandido a través del teletrabajo. Para la OIT hace referencia a dos aspectos: distancia y tecnología. Implica siempre el uso de medios electrónicos.

-Viajantes y vendedores de plaza: los primeros son aquellos que venden fuera de su localidad; los segundos aquellos que conciertan negocios fuera del local de la empresa cuyos productos venden dentro de la misma localidad en que se sitúa la empresa.

- Deportistas profesionales: aquella persona que percibe algún beneficio económico como consecuencia de la práctica de algún deporte. Tiene características especiales como la exclusividad, obligación de entrenar, sanciones severas, salario compuesto por: suma mensual;  prima; y premios por puntos ganados.

-Artistas: hay contrato de trabajo cuando el artista se obliga a prestar sus servicios durante cierto tiempo, comprometiéndose a realizar las actuaciones que el organizador le indicare. Sus caracteres atípicos se deben: al interés del artista en efectuar efectivamente la prestación; horarios rigurosos; sanciones rígidas; obligación de ensayos; duración limitada de los contratos por naturaleza -biológica e inestabilidad del público-, se admite su renovación, sin que ello los convierta en contratos de duración indeterminada.

* Bilateral o sinalagmático: impone obligaciones a ambas partes: el trabajador debe prestar el trabajo, y el empleador pagarle el salario. Permite al trabajador percibir beneficios salariales en ciertos días no trabajador; la rescisión del contrato obedece a reglas propias y no se aplican las normas generales sobre pruebas -primacía de la realidad- .

* Oneroso: ambas partes se benefician con la prestación del otro. Es un elemento esencial del contrato del trabajo.

* Conmutativo: las prestaciones pueden considerarse equivalente. Son ciertas y determinadas, conocidas por anticipado por cada parte, aunque no excluye cierto grado de variabilidad.

* Principal: subsiste por sí mismo sin necesidad de ninguna otra convención.

* Consensual: se perfecciona por el simple acuerdo de las partes sin necesidad de mayores solemnidades -aunque existen ciertos contratos especiales que requieren forma escrita: contrato a prueba; viajantes o vendedores de plaza-.

* De tracto sucesivo: sus efectos no se agotan en un solo acto sino que se prolongan en el tiempo, y el mismo influye no solo en el momento de la convención, sino también en la rescisión del contrato. Va sufriendo diversas transformaciones en su contenido con el transcurso del tiempo; es dinámico. Es susceptible de suspenderse e interrumpir sus efectos sin desaparecer. Puede extenderse más allá del término estipulado -por ejemplo en el contrato de prueba- sin límite. 

* Intuito personae respecto del trabajador: tiene que prestar sus servicios en forma personal; en cambio el empleador puede cambiar sin que se extinga el contrato. 




























Bibliografía:

Américo Plá Rodríguez: “Curso de Derecho Laboral”:

- Tomo I, Volumen II.

- Tomo II, Volumen II.

Yael Montero IFD Pando




Otros horarios: 222710C1C2C3C5109 - Todos los Omnibus
Comments