Soldados del cuatro. El ejército gubernista en el Cerro del Marco - Montevideo Antiguo
En primera plana una de las baterías del regimiento. Entre los armamentos adquiridos por el gobierno para modernizar su ejército encontramos cañones "Krupp".

Vista de un sector del campamento militar tomada desde las trincheras. Esta fotografía formó parte del álbum conmemorativo publicado en 1962 al celebrarse los cien años del departamento de Rivera.

 Detrás de las trincheras, cuya altura solía incrementarse con bolsas de arena, se observa parte del Batallón realizando maniobras militares.

Tropas gubernistas del Regimiento No. 2 en las trincheras del Cerro del Marco (Rivera) en 1904.

Delante del ejército formado vemos a un niño desempeñando funciones de clarín de órdenes. Además de ésta los niños cumplían otras muchas funciones imprescindibles para la vida cotidiana del ejército, como por ejemplo el traslado de los alimentos o el cuidado de las caballadas

En esta imagen pueden reconocerse distintos roles militares en momentos de maniobras. A la derecha, junto a los mandos altos, vemos al servidor de ametralladora. Estas ametralladoras de trinchera, de uso casi exclusivo del ejército gubernista, resultaron un factor clave de supremacía bélica en muchas de las batalla libradas en el correr de 1904. Al fondo puede verse uno de los centros poblados que rodeaban el Cerro del Marco.


 

Entre 1897 y 1904 el país vivió en un contexto de guerras civiles que enfrentaron a las dos grandes fuerzas políticas de la época: los partidos Colorado y Nacional. El principal levantamiento armado tuvo lugar entre los meses de enero y setiembre de 1904, pero sus orígenes deben rastrearse en las condiciones creadas desde los comienzos de este enfrentamiento, siete años atrás. En setiembre de 1897 se firmó el convenio de paz (Pacto de la Cruz) que ponía fin a la sublevación nacionalista liderada por el caudillo Aparicio Saravia, que había tenido lugar entre marzo y julio de ese mismo año. Uno de los principales motivos de este conflicto había sido el reclamo por parte de los nacionalistas de representación de las minorías en el gobierno del país. Producto de un acuerdo verbal, que complementó lo estipulado en el mencionado pacto, el gobierno colorado, encabezado por Lindolfo Cuestas, se comprometía a proveer las jefaturas políticas de los departamentos de Rivera, Treinta y Tres, Maldonado, Cerro Largo, Flores y San José con ciudadanos nacionalistas. Sin embargo, con el ascenso de José Batlle y Ordóñez a la presidencia en 1903 este precario equilibrio fue puesto a prueba.

En marzo de 1903 las tropas saravistas volvieron a movilizarse producto de lo que, a su juicio, había constituido una violación del Pacto de la Cruz, cuando el Presidente proveyó dos de las jefaturas políticas correspondientes al Partido Nacional con ciudadanos que no contaban con el aval del Directorio de esa colectividad. Una vez más, a través del llamado Pacto de Nico Pérez, se llegó a un acuerdo que permitió una tregua. Al acuerdo escrito se le agregaba, análogamente a lo sucedido en 1897, un acuerdo verbal acerca de las potestades del ejército gubernista, que fue interpretado de diversas maneras por los bandos en pugna. Mientras los nacionalistas entendieron que el gobierno no enviaría tropas a los departamentos a su cargo, el Presidente concibió este compromiso solamente con fines de cambiar situaciones electorales.

Un incidente en el departamento de Rivera provocó el ingreso de tropas brasileñas a territorio uruguayo. Ante estos hechos rápidamente el gobierno envió dos regimientos que, una vez controlada la situación, permanecieron en el departamento. Durante aproximadamente dos meses se llevaron adelante negociaciones en torno a si este acontecimiento transgredía el Pacto de Nico Pérez. Estos hechos desencadenaron la guerra civil que se extendió desde el 1º de enero hasta la Paz firmada en Aceguá en setiembre de 1904. Con la derrota de las fuerzas nacionalistas, el Gobierno, encabezado por Batlle y Ordoñez, consolidaba el monopolio de la fuerza estatal. De este modo se ponía fin a uno de los más sangrientos episodios de la historia contemporánea del Uruguay.

En las fotografías aquí expuestas, tomadas a tropas gubernistas acampadas en el Cerro del Marco (Rivera), puede apreciarse el aspecto humano de este conflicto, la base social que resultó más afectada por la realidad bélica. En ellas reconocemos asimismo la cotidianeidad de los combatientes quienes además de guerrear transcurrían tiempos prolongados acampando en las trincheras. El del Cerro del Marco fue uno de estos campamentos ubicados en la zona fronteriza entre Rivera y Santana Do Livramento. El lente del fotógrafo que allí estuvo captó esa realidad en toda su complejidad. En sus imágenes se observa la heterogeneidad social y etárea que caracterizaba la convivencia en los campamentos de guerra, así como muchas de sus rutinas .

Investigación y textos:
Área Historia del CdF

Bibliografia
BARRÁN, José Pedro, NAHUM, Benjamín, Historia social de las revoluciones
de 1897 y 1904, Montevideo, EBO, 1994.
CHASTEEN, John Charles, Héroes a
caballo: los hermanos Saravia y su frontera insurgente., Montevideo,
Aguilar, 2004.
DI CANDIA, César, Los años del odio. 1896-1904, Montevideo, Fin de Siglo, 2004.
MENA SEGARRA, Enrique, Saravia: las
últimas patriadas, Montevideo, EBO, 2004.
REYES ABADIE, Washington, Crónica de A. Saravia, Montevideo, El Nacional, 1989.
Rivera:1867-1962 álbum conmemorativo, Rivera, s.p.i.,1963?
SALOMON DE LEON, Joel, Diccionario riverense, Rivera, Yatay, 1996.














Comments